viernes, 5 de octubre de 2012

¿NOS RECONOCEMOS A NOSOTROS MISMOS?

Es muchíííiííííííísimo más importante de lo que creemos sentirnos bien con nosotros mismos, aunque para ello tengamos que dedicarnos, al menos, unos minutos al día a “reconocernos” y valorar todo lo bueno que hay en nosotros, ello hará que mantengamos una actitud distinta, más positiva, con lo que conseguiremos sentirnos bien con nosotros mismos y nuestro entorno, en esté, a veces, complicado día a día.
Con ello conseguiremos que la vida sea……..
Os animo a ello viendo este magnífico vídeo y ya pondréis vosotros en los puntitos cómo
queréis que sea LA VIDA.






martes, 2 de octubre de 2012

viernes, 11 de marzo de 2011

Ayudar a los demás es ayudarse a sí mismo

En esta época actual, tan de prisas y locuras, en la que todo o casi todo se va posponiendo para más adelante, …..ya lo leeré, …ya lo veré…. Me gustaría pero no tengo tiempo… En la que se va demorando cosas que nos gustan, también se va perdiendo o adormeciendo la solidaridad, la coherencia, la sonrisa, la felicidad de sentirnos vivos cada día por muchos inconvenientes que podamos tener.
Os cuelgo este maravilloso cuento de mi compañero y amigo Fernando, que desde su web Desde la Trinchera nos recuerda algo tan importante cómo la SOLIDARIDAD.
Si eres emprendedor y quieres hacer tus sueños realidad, la forma más fácil de lograr que así sea, es ayudando a los demás a que alcancen aquello que deseen. Aquí os dejo una vieja historia que nos muestra hasta que punto puede ser decisivo en nuestra vida la actitud de ayuda a los demás.


Cuenta una historia que había un ratón que estaba mirando a través de un agujero en la pared, cómo un granjero y su esposa abrían un paquete. El pensaba qué tipo de comida podía haber allí… pero quedó aterrorizado cuando descubrió que era una ratonera, ¡Una trampa para ratones!, Emprendió una carrera hacia el patio de la Granja para advertir a todos: “¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa! ”La gallina, que como es habitual, estaba cacareando y escarbando, levantó la cabeza y dijo: “Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, mas no me perjudica en nada, no me incomoda”. Entonces el ratón fue hasta el cordero y le dijo: “¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera!”. A lo que éste le contesto: “Discúlpeme Sr. Ratón, no hay nada que yo pueda hacer, solamente rezar por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones”.El ratón se dirigió a la vaca, y ésta le dijo: “¿Pero acaso, estoy en peligro? Pienso que no”.Entonces el ratón volvió a la casa, preocupado y abatido, para encarar a la ratonera del granjero.Aquella noche se oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando su víctima. La mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, ella no vio que la ratonera atrapo la cola de una cobra venenosa y ésta le mordió a la mujer. El granjero la llevo inmediatamente al hospital. Al cabo de unas horas, volvieron a la casa pero la mujer seguía con fiebre. Todo el mundo sabe que para alimentar a alguien con fiebre, nada mejor que una sopa. El granjero cuchillo en mano, fue a buscar el ingrediente principal: la gallina. Como la enfermedad de la mujer no remitía, los amigos y vecinos fueron a visitarla. Para alimentarlos, el granjero mato el cordero. Lamentablemente la mujer no mejoró y acabó muriendo. El granjero entonces vendió la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral.

Posible interpretación: no pienses que solo tú tienes problemas, los demás a veces también los tienen aunque no lo sepan, y por otro lado, no pienses que los demás tienen problemas y tú no, nunca se sabe qué consecuencias traerán las distintas circunstancias que acontezcan.
Moraleja: ayuda y te estarás ayudando. Además, nunca sabes en realidad quien está ayudando a quién.
Y por supuesto, no te fíes de las apariencias… si no estas seguro de esta última afirmación, recuerda este vídeo sobre cómo el emprendedor guerrillero elige sus emociones.

lunes, 7 de marzo de 2011

Día Internacional de la Mujer Trabajadora



Y…. otro año más celebrando el día de la mujer trabajadora. Este año quiero dedicarlo, por supuesto, a todas las mujeres del mundo sean o no trabajadoras y especialmente a las mujeres de la India, país del que he venido hace 3 días y que ha supuesto un gran cambio en mi conciencia y en mi forma de ver las cosas.
Admiro la lucha y la feminidad de las mujeres indias, que lo mismo las ves subidas en un andamio realizando una obra de construcción de viviendas, que paseando con las uñitas de sus pies pintadas y anillitos puestos, y de todos los estratos o castas. Me ha encantado ver que no pierden su feminidad independientemente del trabajo que realicen.
Creo que hay tanto que hacer por todas las mujeres el mundo y lo primero es hacerlas tomar conciencia de lo importante que es ser mujer, reconocerlo y admitirlo y desde ahí buscar lo que las haga más felices como resultado de haber encontrado, recuperado o mantenido su autorrealización desde el autoconocimiento, la autoconfianza y la autoestima.
Más información en Día Internacional de la Mujer Trabajadora  

¡¡¡FELIZ AÑO A TODAS LAS MUJERES DEL MUNDO!!!

martes, 22 de febrero de 2011

Límites y limitaciones

Algo interesante para hacer reflexionar…




Recordáis la famosa frase de Henry Ford: ”Si crees que puedes, tienes razón, puedes y si crees que no puedes también tienes razón, no puedes.

¿Y tú que eliges?, porque he comprobado que cuando pienso que puedo, casi sin darme cuenta he elegido ser proactiva y positiva y realmente puedo, pero cuando no…

Así que recordar al caracol que acabáis de ver.

lunes, 21 de febrero de 2011

Muere lentamente quien se transforma
en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días
los mismos trayectos,
quien no cambia de marca,
no arriesga vestir un color nuevo
y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente quien hace
de la televisión su gurú.
Muere lentamente quien
evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre blanco
y los puntos sobre las "íes" a
un remolino de emociones,
justamente las que rescatan
el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos
y sentimientos.

Muere lentamente quien no voltea
la mesa cuando está
infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto
por lo incierto
para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos
una vez en la vida, huir de
los consejos sensatos.

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente, quien pasa los días
quejándose de su mala suerte
o de la lluvia incesante.

Muere lentamente, quien abandonando
un proyecto antes de iniciarlo,
no preguntando de un asunto
que desconoce o no respondiendo cuando le
indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas,
recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que
el simple hecho de respirar.

Solamente la ardiente paciencia hará
que conquistemos una espléndida felicidad.

Pablo Neruda

lunes, 17 de enero de 2011

Maturana y Dávila en Madrid

He tenido la suerte de asistir a los Círculos Reflexivos en Biología-Cultural, como lo llaman ellos, que están realizando en Madrid, Humberto Maturana y Ximena Dávila, realmente maravilloso y que produce un gran cambio en la forma de ver las cosas.
¿Qué sucedería si en vez de pensar en lo que queréis cambiar en vuestra vida, pensáis en lo que queréis mantener? ¿Cómo os empezaría a cambiar la vida, si realizáis este cambio en vuestra forma de pensar? De entrada es sorprendente y mucho más enriquecedor pues a partir de lo que queremos mantener, parece que todo empieza a fluir y casi cambia por sí mismo. Y que cuando uno invita al cambio a otro, está negando ese vivir del otro. Cuando uno ama, no quiere cambiar al otro, lo acepta y le abre espacio para que aparezca en toda su legitimidad y sólo puede aparecer cuando no hay supuestos, expectativas, exigencias porque con todo esto no se deja aparecer lo que tiene que aparecer. La principal ceguera surge del de-samor.
Y qué gran sabiduría cuando ha comentando que para escuchar hay que desapegarse de las certidumbres, de las creencias, de los juicios y prejuicios
Ha sido un día intenso y muy satisfactorio, sinceramente me ha sorprendido y espero que me siga sorprendiendo mañana. Ya os contaré más cosas.

Humberto Maturana y yo